Seleccionar página

Picasso decía que «la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando». Resulta que la inspiración es caprichosa y se manifiesta cuando menos lo esperas. Es una situación muy común: deseas llegar a casa para ponerte a escribir y terminar tu ansiada novela. Te sientas delante de ordenador, miras a la pantalla, ella te mira a ti. De golpe, la inspiración desaparece y te deja allí, solo y desamparado. ¿Nunca os ha pasado? En este artículo os ofrezco diferentes consejos de escritura para atraer y retener a las musas.

Adiós, desorden. Hola, paz interior

Antes de escribir, deshazte de todos esos papeles desordenados en tu escritorio que te impiden centrarte en la escritura. Está demostrado que somos más productivos y estamos más motivados si nuestro espacio de trabajo está limpio y ordenado.

Recomendaciones de escritura para los más viajeros

Debes llevar siempre una libreta contigo para anotar las ideas que vayan surgiendo, luego te encargarás de ordenarlas. Si no lo haces, lo más probable es que las olvides y cuando trates de recordarlas, te quedarás en blanco.

Una bebida caliente, por favor

Cuando tengo que escribir, el café o el té fomentan la concentración en lo que tengo que hacer. Me relaja tener un momento para pensar en lo que voy a escribir. Para mí es fundamental como parte del proceso, por lo que os recomiendo que lo pongáis en práctica.

Esboza tu novela con todo lujo de detalles

Es fundamental documentarse antes de escribir y fabricar un guion previo sobre lo que vamos a trabajar. Es importante crear una especie de árbol genealógico de la novela: personajes, trama principal y secundarias. Si obviamos este paso, es posible que cambiemos nombres de personajes, lugares que visitan o incluso que inventemos otros nuevos. Es un error muy común con el que me suelo encontrar cuando corrijo una novela. Es bastante sencillo evitarlo si seguimos la guía de la que os hablaba al comienzo del epígrafe.

Las prisas no son buenas

No pretendas comenzar y acabar en un día tu novela ni te pongas un plazo como meta imposible de cumplir. Cuando una obra termina de forma precipitada, se nota, normalmente deja al lector con mal sabor de boca. La novela, una vez acabada, tiene que reposar. Debemos permitirnos una lectura crítica, vista con cierta distancia, para añadir o eliminar aquello que deseemos.

El consejo de escritura definitivo

Por último, y no por ello menos importante, el más valioso de los consejos de escritura: escribe y lee; lee y escribe. Lo que surja en el momento, no te fuerces a escribir de una manera determinada; sé tú mismo, sin imitar a nadie ni querer pecar de intelectual o pedante. Encárgate luego de aportarle el tono que necesite la novela.

Y hasta aquí el artículo de hoy. Espero que estos consejos os resulten útiles. ¿Qué otros trucos soléis utilizar para que no se escape la inspiración?

Nos leemos pronto,

Firma de Bárbara correctora. Consejos de escritura
Share This